La llegada de la fibra óptica en fincas antiguas

La llegada de la fibra óptica en fincas antiguas

No es de extrañar que, con todos los avances tecnológicos que existen hoy en día, todas las fincas deseen estar lo más actualizadas posibles. Cuando gestionamos fincas antiguas, podemos encontrarnos con que estas no cuentan con fibra óptica aún y algunos de los propietarios deseen mejorar la conexión a Internet. En Zoe Real Estate Barcelona, somos conscientes de que esto, en muchas de las ocasiones, puede llevar asociado un conjunto de problemáticas. Por esto queremos comentarte cuáles deberían ser las pautas que debes de seguir para la instalación de esta.

Debemos de tener claro que la petición de la instalación de la fibra óptica en una comunidad de vecinos siempre debe provenir de uno o varios de los propietarios de esta. En el caso de que procediera de los inquilinos de un alquiler, su propuesta no se consideraría. No obstante, con el permiso del propietario de la vivienda, el inquilino pueda contratar el servicio de forma particular siempre que sea el titular de la línea. En tal caso, recomendamos que el propietario se encuentre informado de dicha instalación, fundamentalmente, para mantener una relación transparente y fluida entre ambos y evitar posibles problemáticas futuras.

Cuando la propuesta es admitida, es el presidente de la comunidad quien se encargará en un plazo de 15 días de contestar la solicitud del propietario. En el caso de que, pasados 3 meses, la comunidad no se hubiese pronunciado al respecto, el propietario puede contratar la fibra por su cuenta para su domicilio particular, sin necesidad de la aprobación de los demás vecinos, y sin temor a posibles represalias por parte del resto de la comunidad. Es más, a partir del momento en el que se produzca la instalación, esta pasará a ser parte de los elementos comunes de la comunidad de propietarios, a pesar de que no haya sido directamente autorizada por la comunidad.

No obstante, lo ideal sería que algún responsable nombrado por la junta, quedase encargado de supervisar la instalación de la fibra óptica en el edificio, para controlar que no hubiese ningún desperfecto en la finca durante el proceso.